El 10 de enero se reunieron los socios del club de la ESO y Bachiller para concluir las Navidades como se lo merecen: con una corbata y un plato casero. Pero no todo acababa en la gran comilona, sino que después dió  lugar el tan esperado amigo invisible. El plan concluyó con unos lobos, en los cuales tanto andaluces como chinos y como gallegos mezclaron diversas reglas autóctonas del juego. Todavía no se ha concretado si se le puede decir al “deseoso” (según quien dirigió el juego es aquel a quien conceda un deseo el hada madrina) quien ha muerto o si es eliminación directa decir que se vió una carta. Seguramente se concreten algún día, el mismo día en el que se concreten las reglas del bang. Mención especial a Víctor Corostola por su último plan en el Senra.